lunes, 21 de agosto de 2017

Instalación de Raspbian Stretch

En este artículo voy a instalar la nueva versión de Raspbian en una Raspberry PI 3 paso a paso, partiendo de una memoria SD (en mi caso de 8 GB aunque recomiendan de 16 GB).


Voy a describir dos métodos
  1. Utilizando NOOBS
  2. Utilizando una imagen directamente

Método 1: utilizando NOOBS

Este método es más rápido para generar la tarjeta SD pero es más lento en la instalación del Sistema Operativo.

Descarga del software 

Lo primero es descargar la imagen de Raspbian Stretch. Para ellos nos vamos a la página de descarga, elegimos NOOBS y descargamos la versión ZIP:


 Una vez descargado el fichero, lo descomprimimos en una carpeta:



Formateando la tarjeta SD

Nota: en mi caso, la tarjeta SD proviene de una versión anterior de raspbian con NOOB.  Esto hace que la tarjeta disponga de dos particiones por lo que el programa SD Memory Card Formatter (que veremos más adelante) solo detectaba una tarjeta con una capacidad de 1,1 GB. Para "reiniciar" la tarjeta SD he recurrido a Ubuntu y su programa GParted. en la siugietne imagen pueden ver como quedaba la tarjeta despues de formatearla con SD Memory Card Formatter:


He desmontado la partición fat16, la he eliminado, y he creado una única partición fat32:


El resultado final es el siguiente:


Para formatear la tarjeta se recomienda utilizar el programa SD Memory Card Formatter. En el momento de escribir este artículo se encuentra en versión 5.0.

Una vez descargado lo instalamos como cualquier otro programa windows. Al finalizar, insertamos la tarjeta SD y ejecutamos el programa. En mi caso ha detectado la tarjeta SD automáticamente:

Hacemos click en Format y formateamos nuestra tarjeta SD.

Copiando los ficheros

Por último, copiamos los ficheros descomprimidos anteriormente en la en el directorio raiz de la tarjeta SD, la insertamos en nuestra raspberry pi, alimentamos el dispositivo e instalamos la nueva versión de Raspbian Strech.

Para ello seleccionamos Raspbian, el idioma español, nuestra red WiFi (en el caso de que estemos conectados a internet por este método) y hacemos click en Instalar.

Para personalizar la instalación podemos ir al capítulo "Pasos Finales" de este artículo.

Método 2: Instalamos directamente una imagen

Este método es más lento a la hora de generar la tarjeta SD pero no necesita una instalación posterior del SO. Como inconveniente es que necesitamos personalizar el SO (idiomas, teclado, etc...)

Descarga el software

Lo primero que hay que hacer es decargar la imagen de Rasbian Strech. Para ello nos vamos a la página de descarga y en mi caso descargo la versión ZIP.



Una vez descargado el fichero ZIP lo descomprimimos en una carpeta y nos creará un fichero denominado 2017-08-16-raspbian-stretch.img

Formateando la tarjeta SD

(Estos pasos son exactamente iguales que en el método 1)

Copiando la imagen

Utilizaremos para este cometido el programa Win32 Disk Imager (en el momento de escribir este artículo la versión del programa es la 1.0.0). Lo descargamos, lo instalamos en nuestro PC y lo ejecutamos.

Seleccionamos la imagen que descomprimimos anteriormente (2017-08-16-raspbian-stretch.img), nos aseguramos que hemos seleccionado el dispositivo correcto (en mi caso la tarjeta SD en E:\) y hacemos click en Write


Después de un buen rato, ya tenemos la imagen guardada en la tarjeta SD.

Finalmente, ya solo nos queda insertar la tarjeta SD en nuestra raspberry pi, alimentamos el dispositivo y disfrutar de esta nueva versión de Raspbian.

Pasos finales

Conviene actualizar el sistema. Para ello, lo primero es configurar raspbian al español:
  1. Abrir una consola
  2. Ejecutar sudo raspi-config
  3. Elegir la opción Update
Una vez actualizado el menú de configuración:
  1. Elegir Localisation Options
  2. Elegir I1 Change Locale y elegimos es_ES.UTF8 UTF8 (también como idioma por defecto)
A continuación vamos a seleccionar nuestro uso horario:
  1. Elegir Localisation Options
  2. Elegir I2 Change Timezone y selecciono la zona en que vivo (en mi caso Europe - Lisbon ya que vivo en Canarias)
Reiniciamos y listo.

Nota: en el caso del segundo método no he conseguido que el teclado se configure en español (ñ, etc...).

Actualización de Raspbian

Vamos a ver como actualizar la versión de Raspbian instalada en de nuestra Raspberry Pi, cuando una nueva versión del sistema operativo está disponible. En primer lugar, abrimos una consola de comandos y verificamos la versión actual con el siguiente comando:

uname -a

A continuación, ejecutamos los siguientes comandos para actualizar la versión de Raspbian:

sudo apt-get -y update
sudo apt-get -y dist-upgrade
sudo apt-get -y autoremove
sudo apt-get autoclean
sudo reboot

Con esto estamos realizando la actualización de todos los paquetes del sistema, después limpiamos el repositorio de paquetes local y, finalmente, reiniciamos la Raspberry Pi.

El proceso completo de actualización puede ser largo, llegando incluso a costar alguna que otra hora. Por este motivo hemos empleado el parámetro ‘-y’, que evita que las órdenes pregunten si queremos continuar, y el proceso se pare porque está esperando que le digamos que sí.

Una vez terminado el proceso de actualización y Raspberry Pi se haya reiniciado, volvemos a comprobar la versión de Raspbian instalada con:

uname -a

Comprobando que, efectivamente, se ha podido actualizar la versión de Raspbian correctamente.

Instalación de kernel experimental

Adicionalmente, es posible actualizar la versión de Raspbian instalada a la última versión disponible (incluidas las no estables) de Raspbian con el siguiente comando:

rpi-update

Aunque a primera vista parezca que este es el comando “normal”, es muy importante recalcar que este comando instala la última versión de Raspbian disponible, incluidas las versiones de prueba no estables. Por tanto, en general, no es recomendable emplear este comando para actualizar Raspbian.

Reinstalar firmware original

Si durante el proceso de actualización se produce un error, siempre que podamos iniciar una consola de comandos aún podemos recuperar el firmware original con el siguiente comando:

sudo apt-get install --reinstall raspberrypi-bootloader raspberrypi-kernel

Si con esto no funciona, tendremos que reinstalar el sistema operativo desde cero y volver a empezar desde el principio.

Instalar y actualizar programas con APT

El sistema de instalación habitual en sistemas Linux es emplear un gestor de paquetes que está integrado en el sistema operativo. Este sistema centralizado emplea una única base de datos local, y verifica, administra y mantiene la integridad de todos los paquetes del sistema.

Un paquete es un archivo que contiene la estructura necesaria para instalar, actualizar y desinstalar un determinado software de forma cómoda y segura. Cada uno de los paquetes puede tener dependencias, que son otros softwares o paquetes que requiere para funcionar correctamente.

Instalación de un paquete

Para instalar un paquete tenemos que ejecutar el comando ‘install’ desde la consola de comandos:

sudo apt-get install paquete

Siendo “paquete” el nombre del paquete que queremos instalar.


Antes de instalar un paquete y sus dependencias, APT nos pide confirmación y deberemos responder pulsando ‘y’ para instalar. Esto es habitual en la mayoría de comandos de APT. Si queremos que no pregunte podemos añadir el parámetro ‘-y’ de la siguiente forma:

sudo apt-get -y install paquete

A medida que instalemos paquetes, el espacio libre en nuestra tarjeta SD va a disminuir. Para comprobar el espacio disponible podemos usar el comando ‘df’:

df -h

Buscar paquetes

También es posible buscar un paquete por su nombre. Esta búsqueda se realiza contra el cache local guardado por APT. Por tanto, para realizar la búsqueda empleamos el comando:

sudo apt-cache search paquete

APT nos mostrará un listado con todos los paquetes que contentan la palabra que hemos buscado.

Eliminar paquetes

Para eliminar un paquete previamente instalado del sistema, tenemos dos opciones. La más “conservadora” es el comando ‘remove’, que elimina el paquete pero no los archivos de configuración ni las dependencias del mismo.

sudo apt-get remove paquete

Para eliminar un paquete por completo, incluido ficheros de configuración y dependencias, podemos añadir el parámetro ‘–purge’ o emplear directamente el comando ‘purge’. Por tanto, los dos comandos siguientes son equivalentes:

sudo apt-get purge paquete
sudo apt-get remove --purge paquete

Actualizar paquetes

En APT el proceso de actualización se realiza en dos pasos. Por un lado, el comando ‘update’ actualiza el cache de paquetes local. Busca nuevos cambios, comparando con la información contenida en los repositorios, pero no descarga ni instala ningún paquete. Por otro lado, para realizar realmente la actualización de los paquetes, empleamos el comando ‘upgrade’.

sudo apt-get update
sudo apt-get upgrade

Limpiar el sistema

A medida que el tiempo pasa y actualizamos el software, ocurrirá que ciertos archivos se irán quedando obsoletos. Para evitar pérdidas innecesarias de espacio, conviene hacer ciertas tareas de mantenimiento periódicamente.

En primer lugar, tenemos el comando ‘autoremove’. Este desinstala los paquetes que fueron instalados como dependencias de otros paquetes, pero que actualmente ya no son requeridos (por ejemplo, porque la nueva versión del paquete ya no las usa). Por tanto estos paquetes ya no son necesarios y pueden ser desinstalados.

sudo apt-get -y autoremove

Por otro lado, también ocurre que la información almacenada en el cache local va quedando obsoleta. Estos ficheros se guardan en /var/cache/apt/archives/ y /var/cache/apt/archives/partial/.

Así, para limpiar el fichero de cache local tenemos el comando ‘autoclean’. Este elimina los paquetes descargados que, actualmente, ya no pueden ser descargados de los repositorios. Esto significa que estos paquetes son obsoletos y pueden ser eliminados.

sudo apt-get autoclean

Por último tenemos el comando ‘clean’ que elimina todos los paquetes que hemos descargados del cache local.

sudo apt-get clean

Añadir un repositorio

Como hemos dicho APT busca los paquetes en repositorios. Las direcciones de los repositorios se configuran en listas guardadas en nuestro ordenador. En Raspbian estas listas se guardan en /etc/apt/sources.list y /etc/apt/sources.list.d/raspi.list

Podemos añadir o eliminar repositorios editando estas listas,  o podemos usar el siguiente comando:

sudo sh -c 'echo repositorioURL' >> /etc/apt/sources.list

Por supuesto, únicamente debemos añadir repositorios seguros, como el de los desarrolladores de nuestra distribución o los de software de confianza. De lo contrario corremos un gran riesgo de instalar malware en nuestro sistema.

Fuentes:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.